Censura

Raperos huídos de la justicia por sus letras. Humoristas en tela de juicio por unos chistes. Libros sobre narcotráfico secuestrados por orden del juez. Mientras todo eso estaba pasando en nuestro país, el Ayuntamiento de Elche decidió organizar un congreso sobre la libertad de expresión y nos pidió una campaña gráfica para comunicarlo.


Y decidimos algo muy simple: decirte que hay cosas que no puedes hacer pero que hay otras que sí (como venir al congreso). Por ahora.

Una estética muy simple, a modo de papel censurado y unos mensajes muy directos. La campaña trascendió del papel a las redes donde fue ampliamente compartida y creó un debate social, que, en el fondo, era de lo que se trataba.

Se habló de libertad de expresión en las calles, en las redes y en el congreso, que colgó el cartel de aforo completo.

Leave a Comment