Las redes de El Papelón, un proyectón