Espacio Tamblo

Cliente: Tamblo Sleep & Dream

Producto: Colchones personalizados

Campaña: Espacio de venta

Proyecto: Creación y aplicación de la imagen de marca del anunciante a un entorno de comunicación corporativa, su primer espacio de venta al público.

Briefing: Tamblo es un fabricante de colchones que deseaba abrir una línea de negocio de venta directa al público en su propia fábrica. Su conocimiento y control del proceso productivo le permitía crear un producto muy especial, un colchón 100% personalizable. Este producto de alta gama conectaba con un nicho de mercado de consumidores preocupados por su descanso y salud. Incluso, debido a su alto precio, podía convertirse en un símbolo de exclusividad y distinción.

La dificultad del proyecto radicaba en que las variables de personalización de un colchón son bastante desconocidas para el público e incluso el proceso de elección podía convertirse en una tarea bastante aburrida: materiales, espesores, densidades, funcionalidades, terminaciones, telas… Era necesario crear un sistema ágil que facilitara el proceso de elección del colchón y que su plasmación gráfica dotara al espacio de la personalidad y valores de la marca.

Solución: Desde el primer momento tuvimos claro que no debíamos convertir la superficie de la fábrica destinada a la venta en una simple tienda, sus  300 m2 debían convertirse en un espacio de comunicación de la marca con su público. Este espacio-marca permitiría al potencial comprador conectar con su futuro colchón. El espacio-marca debía invitar al público a participar del proceso de personalización: eligiendo, tocando, tumbándose, comparando, probando… De esta forma estableceríamos una vinculación con mucha más fuerza que una simple relación de compra-venta.

Dividimos el espacio en 5 fases que iban educando y formando a los visitantes en el proceso de personalización del colchón para que fueran conscientes de los diferentes materiales y características que debían elegir. Este largo recorrido nos obligó a desarrollar una gran cantidad de material gráfico para explicar cada una de las fases: fotografías, ilustraciones y un elaborado trabajo de redacción publicitaria no permitió acercar al público de forma amena y desenfadada al proceso de personalización del colchón. Decoración de paredes, fichas técnicas de los productos e incluso una colección de 20 reposapiés con diferentes titulares convertían a la visita en una inesperada experiencia para el visitante. Una experiencia de compra que conecta al consumidor con la marca, creando historias entorno al producto y la visita. Un producto tan singular y diferente como es un colchón personalizado se merecía un espacio diferente.