12.01.2017

yerno

Nunca fueron de sacar buenas notas, pero sí de buenas ideas. Crecieron pasando más tiempo en el rincón de pensar que en el parque. Se hicieron mayores a la sombra del “no inventes”, reflexionando por todas aquellas cosas que parecían divertidas. Incluso lo del viejo raja-balones.

Hoy son hombres hechos, derechos y colocados. Y ponen al servicio de la ciudadanía esa habilidad que tantos años de sacrificio le costó a sus padres conseguir inculcarles: inventar, pero para bien.

Tu comentario

Dejar este campo en blanco (anti spam):

Los comentarios no serán visualizados hasta que no sean comprobados por el administrador del blog.

Cerrar