25.04.2017

Kibo Studio desembarca en Madrid

La firma especialista en transformaciones digitales amplía además sus oficinas centrales y prevé aumentar un 40% su plantilla a lo largo de 2017. Sus ingresos crecieron un 30% en 2016.

Kibo Studio se hace adulto y su mayoría de edad trae nuevos retos empresariales. La firma ha abierto una delegación en Madrid, la primera fuera de Marbella -donde tiene la central- y también de la propia Andalucía. La ubicación elegida es la calle Sor Ángela de la Cruz, en pleno corazón comercial de la capital, compartiendo espacio con firmas como Adidas, eBay o Cash Converters, y muy cerca del estadio Santiago Bernabeu. El fundador y CEO de Kibo Studios, Manuel Linares, argumenta que el salto responde a la "necesidad de acompañar a grandes clientes y el interés por estar en el lugar donde se mueven la mayoría de proyectos tecnológicos". En este sentido, "estás al tanto de los mejores eventos del sector TIC y multiplicas el networking".

Este movimiento también ha incluido la ampliación de sus oficinas centrales en la ciudad de Marbella. El ritmo de crecimiento ha sido tal en los últimos tres años que la empresa ha duplicado el espacio en su sede central pasando de 200 a 400 metros cuadrados. Esto les ha permitido "incorporar más personal, y aumentar los espacios comunes para habilitar salas de reuniones y de formación".

De hecho, prevén aumentar un 40% su plantilla, que pasará de los 50 a los 70 empleados al cierre de 2017.

Kibo Studios es una firma tecnológica especializada en el acompañamiento de aquellas empresas que deciden dar el salto digital. Sus principales áreas de trabajo son el desarrollo de aplicaciones fintech, márketing digital, ecommerce y diseño. En 2016, la compañía experimentó un balance bastante positivo y los ingresos repuntaron un 30% hasta situarse en los 1,2 millones de euros. La previsión para el presente ejercicio se antoja "mejor de lo esperada gracias a la llegada de clientes más potentes". Como resultado, la compañía podría acercarse a los dos millones de euros de facturación.

Entre sus principales clientes, figuran Vodafone, El Corte Inglés, el Congreso de los Diputados, la Junta de Andalucía, eBay, Cash Converters, o el Hotel Villapadierna de Marbella.

La firma marbellí ha apostado desde sus comienzos por el crecimiento orgánico sin contar con socios o respaldo financiero. Linares reconoce que "hubiéramos crecido mucho más rápido con inversores externos" aunque está convencido de que "la potencia sin control no sirve de nada". En su opinión, "esta independencia nos permite ser más sólidos, realistas y ágiles tomando decisiones".

Kibo se dio a conocer al ser la primera start up española en participar en el proyecto de las Google Glass. Luego vendrían otras iniciativas mediáticas como el oPhone, un teléfono que permitía enviar mensajes de olor y fue desarrollada junto a investigadores de Harvard y el Instituto Wyss de Estados Unidos.

En la actualidad, están trabajando con los dispositivos Oculus Rift (gafas de realidad virtual) e integraciones con videos 360º para la firma Covap. Linares también ve "grandes posibilidades" en "personas que padecen cáncer y que permite sobrellevar mejor los tratamientos".

El pasado año, desarrollaban para eBay y Cash Converters Ventaexpress.es, una solución web que facilitaba la venta por Internet de productos de segunda mano con "una interacción más rápida e intuitiva". Otro de sus productos, que "ya comienza a ser rentable" es Martial Tribes, la primera red social especializada en amantes de las artes marciales. Agrupa una comunidad -en Facebook- de 1,5 millones de internautas y tiene 10.000 seguidores diarios.

Uno de sus proyectos con mayor dimensión social es la app Maizapps, una red profesional para facilitar la labor de los educadores de niños autistas. Realizada en colaboración con Vodafone y la Junta de Andalucía, busca mejorar su calidad de vida e interacción social.

Tu comentario

Dejar este campo en blanco (anti spam):

Los comentarios no serán visualizados hasta que no sean comprobados por el administrador del blog.

Cerrar