31.08.2016

¡¡NO LO CONSEGUIRÁS!!

¡¡NO LO CONSEGUIRÁS!! es una de las frases más negativas y que más me toca las narices cuando se la oigo decir a alguien.

Tres palabras que conforman un mensaje muy potente pero en negativo; tres palabras que cuando las asumimos, calan muy profundamente en nuestro cerebro y que luego son muy difíciles de desterrar de nuestra mente.

“No conseguirás... montar esa empresa, ...ese trabajo, ...que esa persona se enamore de ti, ...que te paguen lo que pides, o ……que termines ese maratón”, son sólo algunos de los ejemplos que casi a diario podemos escuchar desde todos los ámbitos cercanos a nosotros: conocidos, amigos, familiares, compañeros,…….porque a veces, los que más nos quieren, son los que más utilizan esta frase y lo harán sin mala intención, sin querer dañarnos, mas bien al contrario, pueden creer que nos lo dicen por nuestro bien, pero no se paran a pensar que antes de soltar semejante afirmación (o negación habría que decir) deberían conocer mejor a la persona a la que se dirigen.

¿Pero cuál puede ser la razón para que esta frase sea tan usada?

Cuando a alguien le decimos que “NO LO CONSEGUIRÁS”, estamos lastrando el objetivo y las ilusiones que esa persona pueda tener y quizás lo hagamos porque seamos nosotros precisamente quienes no tengamos ningún objetivo, ningún proyecto y sobre todo, porque puede que seamos de los que estamos permanentemente en el “si……” o el “puede que……” o el “voy a…..”, expresiones que siempre suponen un futurible pero que casi nunca terminan de arrancar al encontrarnos en una zona de confort que nos impide ser disruptivos, creativos, innovadores y sobre todo, decididos.

Quienes nos indican que no llegaremos a conseguir nuestras ideas, nuestras metas, o nuestros objetivos, quizás lo hagan porque sean ellos los que precisamente no tengan ningún sueño y vivan en una monotonía que no les permita avanzar en la vida, pero hoy en día debemos estar siempre pensando qué vamos a hacer y cómo vamos a ejecutarlo.

Y si quieres un ejemplo de los muchos que hay de superación, constancia y esfuerzo, podemos echar un vistazo a cualquiera de los deportistas participantes en las Olimpiadas y fijarnos en el de Michael Phelps, el mejor deportista de todos los tiempos que cuando era niño sufría de hiperactividad y al que una de sus maestras le auguraba, que “nunca sería capaz de concentrarse en nada”.

Winston Churchill decía que “Nunca llegarás a tu destino si te detienes a arrojar piedras a cada perro que te ladre”, (“You’ll never reach your destination if you stop to throw stones at every dog that barks”) es decir, si tienes que estar todo el tiempo pendiente de lo que te dicen los demás o de lo que dicen de ti, efectivamente, NO LO CONSEGUIRÁS.

Pensemos por lo tanto la próxima vez antes de soltar esta dilpidaria frase a algún hijo, amigo, familiar o conocido, si podríamos estar ante un Michael Phelps en potencia.

¡¡Feliz semana!!

Carlos Ferragut (Director del programa enComunicación)

 

Tu comentario

Dejar este campo en blanco (anti spam):

Los comentarios no serán visualizados hasta que no sean comprobados por el administrador del blog.

Cerrar